Luis Domínguez

 


DOS DRY Y UN SPRITZ


 

 

BIENNALE DI VENEZIA – ARCHITECTURA – 2014

 

Luis Domínguez

 MURO MANIFIESTOS

 

Me reconozco adicto a los Dry y a las Bienales de Venecia, las de arte y las de arquitectura, por las que transito ininterrumpidamente, en los últimos treinta años.
Siempre acudo al final de la Mostra, el fin de semana del 1 de noviembre, en puertas de la festividad de difuntos. Y a veces es un presagio.

Como si de un ritual se tratara, inicio mi recorrido a primera hora por el Arsenal. Al mediodía paso por Il Nuovo Galeón, donde su dueño, me recibe con afectividad, interrogándome sobre el tiempo que llevo en Venecia y reprendiéndome por no irle a ver inmediatamente. Luego me prepara la comida, que él decide, siempre deliciosa.

PABELLON SVERRE FEHN

PABELLON SVERRE FEHN

Y después me dirijo a los Giardini , dedicando la tarde a ver el resto de la Bienale y por supuesto pararme a “orar” en el pabellón nórdico de Sverre Fehn. Al terminar y después de saludar a Scarpa, que estoy seguro me responde desde su exquisita Biglietteria, me dirijo a Riva de gli Schiavoni por la que camino hasta el bar del Danielli, donde la amabilidad de un Dry pone punto final a la recepción de lo expuesto y abre la puerta a la reflexión, en una plácida nube etílica.

Con el 1er Dry voy repasando la Bienal, que bajo el lema de Fundamentos, desarrolla tres exposiciones diferentes en sus dos sedes del Arsenal y los Giardini. La denominada Elementos de Arquitectura, se sitúa en el Pabellón Central de I Giardini.

BIGLIETTERíA SCARPA

BIGLIETTERíA SCARPA

Y también diría, que la emoción y placer de la exposición se encuentra en la brillante película de Davide Rapp que se proyecta a la entrada del pabellón con el título Elements. Se trata de un montaje, de cientos de cortes seleccionados de diferentes películas de los últimos 100 años del cine, siempre alrededor de los 15 elementos de referencia, pero fuera del estatismo que presentan en la exposición.

Allí, se nos introduce en un viaje ilustrado por los componentes primarios o elementos de la arquitectura, escogidos por el comisario Rem Koolhaas (Pritzker en el 2.000). A saber : balcón, techo, pasillo, puerta, ascensor, escalera mecánica, fachada, chimenea, suelo, rampa, tejado, escalera, inodoro, muro y ventana. Es una muestra entretenida, casi como si de una feria de la construcción de los últimos 100 años se tratara. Destaca la colección de ventanas de C. Brooking, personaje que se ha dedicado a recoger y guardar cuanta ventana ha ido encontrando. Yo diría , que el gran mérito de la exposición está en lo que no puede exponerse. Que es el trabajo que ha dado como resultado, los quince estupendos monográficos compilados por Irma Boom ( solo en ingles ) que la acompañan, uno por elemento. Y que a buen seguro se convertirán en referenciales en el mundo universitario y profesional.

COLECCIÓN C. BRRKING

COLECCIÓN C. BRRKING

 

 ELEMENTO URINARIO

ELEMENTO URINARIO

 

Si en ésta, los elementos se muestran indiferentes a sus funciones sensoriales, psicológicas y espaciales , no es así en la película, donde las puertas tienen no sólo dimensión, sino que cierran y abren espacios, comunican y guardan secretos. Los pasillos definen y conectan espacios, marcan itinerarios, son rectos o curvos, se cruzan, confunden, y son de ida y vuelta. Los muros pueden ser opacos, fríos, transparentes, cálidos, estáticos, dinámicos, separan mundos y en el derribo los unen y magnifican.

Además, la película hace una yuxtaposición de los elementos, tal y como aparecen en los espacios fílmicos de ficción, lo que permite apreciarlos desde diferentes puntos de

 ELEMENTOS

ELEMENTOS

vista, en perspectivas imposibles, con sonido y acción. La película no tiene historia (o, sí). Obliga al espectador a focalizar y relacionar los distintos elementos, sus contrastes y afinidades. Sin este film la exposición no tendría ningún sentido, hasta el punto de tener vida propia y no necesitar de la exposición para transitar.

La exposición “Absorbiendo la Modernidad 1914 – 2014” explica cómo se ha asimilado y procesado la modernidad en este siglo. Se presenta como el gran logro de la organización, por haber conseguido que casi todos los países se apunten al proyecto único pretendido. Y se hable en sus pabellones de “Arquitectura y no de Arquitectos”. Lema fundamental que figura en la contraportada del catálogo.

Lo cierto, es que los discursos de los pabellones no siempre terminan de enganchar. Si el de Estados Unidos con el despliegue del archivo de “Office US”, y el juego de monográficos en formato “hágaselo usted mismo”, nos habla de la exportación de su arquitectura por todo el mundo, redundando en la internalización de la arquitectura, resultando intelectualmente primario.

 PABELLON ESPAÑOL

PABELLÓN ESPAÑOL

No así el Francés que nos ilustra sobre la importancia de la prefabricación y entretiene con la proyección del ya mítico film “Mon Oncle” que por sí solo resume irónicamente las tensiones entre la modernidad y la ciudad tradicional a mediados del siglo XX. O el del pabellón español, que parte de una muy buena idea, como es la reivindicación de la buena factura de los “olvidados” espacios interiores en la arquitectura española, recurriendo a una puesta en escena espectacular con súper fotografías ocupando suelo, pared y techo. Y aunque se nota poco riesgo en la selección de obras, lo que habría ayudado a un discurso más contundente. Es en cualquier caso una exposición dignísima y coherente.

Bien, lo cierto es que en todo caso, el recorrido por los pabellones de Il Giardini es un placer. Y si el contenido expositivo se queda justo, siempre queda compensado por la contemplación de la arquitectura de los pabellones de Fehn, Rietveld, Vaquero, Hoffmann, Scarpa, Yoshizaka, Aalto y Stirling, entre otros, e ir observando cómo la arquitectura se ha movido en estos 100 años. Y en cómo estos arquitectos, junto a la luz y el espacio, manejaban los 15 elementos de Koolhaas.

Paro, respiro y pido el 2º Dry.

Repaso la tercera exposición, denominada “Monditalia”, que se desarrolla en las naves del Arsenal. Naves construidas con Elementos, con sólidos muros, fachadas, techo, puertas, ventanas, luz y sombras. Naves dispuestas a acoger discursos expositivos sobre si mismas.

CALLE ENTRE NAVES. ARSENAL

CALLE ENTRE NAVES. ARSENAL

Y me viene a la mente un pequeño pero interesante texto escrito en 1933 por el japonés Tanizaki : El elogio de la sombra. Donde refleja cómo en occidente hemos matado la sombra en una búsqueda incesante de la claridad, pasando de la vela a la lámpara de petróleo, a la luz de gas, la eléctrica, … . Hasta acabar con el último refugio de la sombra. Impidiéndonos así hundirnos en el deleite de las tinieblas y encontrar su particular belleza. Pues bien, en las naves del Arsenal se pueden seguir encontrando tinieblas a pesar del esfuerzo, de esta y otras exposiciones, por terminar con ellas.

En este espacio, se ha pretendido la convivencia de la arquitectura con la danza, el cine y la música, a través de ocuparlo con distintos escenarios, para estas disciplinas. Y se representa un único tema: Italia. Que se nos muestra apoyándose en 82 películas italianas y 41 micro proyectos urbanos de corte escolar, que salvando ciertas técnicas de expresión y exposición de planos y elementos de arquitectura, resulta bastante decepcionante e incluso aburrida, convirtiéndose en su conjunto en lo más flojo de la Bienal.

Fuera de las naves encontramos, entre otros, el pabellón de Perú, donde de forma clara y amable, se nos muestra un recorrido paralelo entre la modernidad occidental y la local, representadas a través de líneas de tiempo y conectadas por proyectos claves en la formación moderna del país.

Al final del recorrido se nos presenta el pabellón de Italia, que nos reconforta con una exposición seria y didáctica sobre la transformación de Milán después de la segunda guerra mundial. Muy bien expuesta, con concretos ejemplos de dignísimas arquitecturas que en la modernidad no renuncian a la internacionalización de la expresión arquitectónica como una característica de su tiempo.

En este punto me preparo para salir del Arsenal. Y conociendo la rápida salida que me propone el puente al final del recorrido, prefiero volver por esa calle interminable entre naves, que es un lujo de espacio cinematográfico, del neorealismo, al que no me resisto.

 ROPA COLGADA EN EL CANAL

ROPA COLGADA EN EL CANAL

Hasta aquí los 2 Dry. Que como es sabido es la medida justa ya que a partir del segundo, sus efectos son exponenciales.

Por la mañana me dirijo al barrio de San Pietro. Es una agradable zona desprovista de turistas donde la ropa se cuelga por encima de los canales, reflejándose en sus aguas, y en un orden que ya quisieran los organizadores de la Bienal. Serie de camisetas, seguida de serie de calzoncillos, seguida de serie de … . Fantástico.

 

Mi intención es ver el pabellón de Catalunya. Se desarrolla en una pequeña y luminosa nave. Habla del Injerto como un proceso de inserción de una parte de un árbol en otro distinto, de tal manera que se establezca entre ambos una unión permanente. Que no es más que una de las peleas tradicionales de la arquitectura. Pero sobre la que se necesita una constante reflexión y reivindicación. Máxime cuando en los últimos veinte años las arquitecturas reverenciadas no son mas que ejercicios autistas de sus autores, que desprecian sus entornos y a la gente que debe sufrirlos. Es bien sabido que en las escuelas de arquitectura, cuando enseñaban humildad, nadie asistía a clase.

La exposición es sencilla, no simple. Ordenada y didáctica. Habla de propuestas determinadas y de sus sistemas y elementos de construcción. Repasa edificios concretos desde la casa Bofarull (1.913) de Josep María Jujol, hasta recientes propuestas de intervenciones urbanas en Baghdad, sin olvidarse de la arquitectura póvera pero delicada de Toni Gironés.

Una buena experiencia que me permite dirigirme al Campo de S´Angel a tomar mi aperitivo. Un Spritz. Mientras le doy una vuelta a algo que no me quito de la cabeza.

 PABELLÓN CATALUÑA

PABELLÓN CATALUÑA

 

La provocación que supone por parte del arquitecto Kolhaas, el planteamiento de “Arquitectura no Arquitectos”. A mí me es difícil entender la arquitectura desligada de los arquitectos. Al igual que los enjambres sin las abejas. Entiendo que se hubiera querido hablar de su influencia poniendo el acento en las arquitecturas “anónimas” y dejando para otro día las de las estrellas, Prizker incluidos.. Y creo que en ese punto existiría un buen discurso.

Pero una Mostra de arquitectura como reflexión de los últimos 100 años, focalizada en elementos desligados de sus espacios y funciones naturales. En quietud y silencio. Como un juego de arquitectura de los 50. Al que le han quitado las instrucciones y dibujos necesarios para ejecutar las únicas, posibles y aburridas combinaciones. Han ocultado los trucos empleados por los jugadores más avezados, los más ingeniosos, los mas sufridos, los iluminados. En fin, por todos aquellos que lo convirtieron en divertido, creando la pasión general por el juego. Han encerrado los elementos ordenadamente en su caja. Le han puesto un “No tocar. Solo contemplar”. Se niega la sana confrontación de ideas. Se impide la acción protagonista de jugadores de todo tipo, con o sin discurso, como si todos hubieran muerto. Y todo esto lo comisaria un Arquitecto Star. A mí me suena a un exceso de egocentrismo difícil de entender en Koolhaas, un personaje de su demostrada capacidad intelectual y critica. Y si así fuera, porque perder la oportunidad histórica de manifestar abiertamente su propio discurso alternativo. No me quito de la cabeza el montaje del hall del pabellón Central, con ese falso techo recorrido por distintas instalaciones, bajo la clásica cúpula del pabellón, que ejemplifica lo que el mismo define, en uno de sus escritos críticos, como el “espacio basura” (2002).

ELEMENTO ESCALERA MECANICA

ELEMENTO ESCALERA MECANICA

No entiendo por qué en plena cúspide de la crisis económica, ética y política que asola al mundo occidental en general, y a los países mediterráneos en particular. La Bienal no se ha planteado como el lugar del debate ineludible para, desde el ámbito de la arquitectura, dar respuesta a las demandas y necesidades de la sociedad para su hábitat. Tanto en Nairobi como en la periferia de Paris.¿ Por qué no empezar a arriesgar sobre los Elementos y Fundamentos del mañana ?.
Quizás estamos ante un más inquieto y apremiado Koolhaas , que ha creído detectar cierto grado de incapacidad en los “otros” arquitectos para situarse en este, su tiempo, y colaborar en un proceso de refundación ideológica de la ciudad y la arquitectura. Y “heroicamente” ha decidido dar la cara él solo, en elocuente y desafiante silencio, dejando al resto en el refugio de los aperitivos.

 

 

Share
Translate »